Recomendaciones para Nebraska: Celebrando Servicios Religiosos

Los líderes religiosos necesitan comunicar claramente a sus comunidades lo que se necesitará para reabrir los servicios. Es totalmente razonable, especialmente para las comunidades grandes, decir que los líderes son incapaces de reabrir, debido a la comunicación en una comunidad extensa. Con diferentes comunidades haciendo cosas diferentes, la situación es propicia para que sea una fuente de conflictos y de confusiones. Por lo tanto, la comunicación es absolutamente clave. Será importante comunicar lo que se necesitará para reabrir sus parroquias:

La Comunidad Interreligiosa de Omaha ofrece las siguientes consideraciones generales para ayudar a que las comunidades religiosas determinen la mejor manera de practicar sus creencias, mientras mantienen seguros a su personal y congregaciones. Millones de estadounidenses aceptan que el culto es parte esencial de sus vidas. Para muchas tradiciones religiosas, reunirse para adorar está en el corazón de lo que significa comunidad. Pero ahora que los estadounidenses están conscientes, las reuniones representan un alto riesgo de propagación de COVID-19 durante esta Emergencia de Salud Pública, y muchos congregantes y personal tienen un riesgo muy alto de enfermedad grave, si llegaran a infectarse.

La Comunidad Interreligiosa de Omaha ofrece estas sugerencias basadas en la revisión de numerosos documentos, para que las comunidades religiosas consideren y acepten, rechacen o modifiquen, de acuerdo con sus propias tradiciones de fe, en el transcurso de la preparación para reiniciar las reuniones presenciales, mientras se trabaja para prevenir la propagación de COVID-19. También observamos que, el día 5 de junio, una iglesia en Omaha decidió cerrar cuando uno de los miembros del personal resultó positivo, a pesar de seguir los lineamientos del estado, del condado y de la ciudad, para volver a abrir. Hay ejemplos adicionales de brotes en iglesias, en estados que han reabierto.

DIRECTRICES PRINCIPALES
  • Designe a un miembro del personal que sea responsable de atender los asuntos relacionadas con COVID-19. El personal, el clero, los voluntarios y los congregantes deben saber quién es esa persona y cómo contactarla, si se enferman o están cerca de otras personas diagnosticadas con COVID-19. Esta persona también debe conocer las políticas de las agencias reguladoras estatales o locales, relacionadas con reuniones grupales.
  • Comprenda los niveles actuales de transmisión comunitaria. Si está controlada o no. Si está controlada, si hay transmisión extensa, moderada o baja, en su comunidad.
  • Se alienta a las comunidades religiosas para que continúen el uso de video y de otras tecnologías de comunicación, para permitir que los miembros de sus comunidades permanezcan conectados a la comunidad más grande, sin que estén físicamente presentes, hasta que sus funcionarios electos contengan la propagación de COVID en sus comunidades, como se ha hecho con éxito en Asia, Oceanía y Europa.
  • Establezca y mantenga comunicación con las autoridades locales y estatales para determinar los niveles actuales de mitigación comunitaria. Ellas pueden formular esto como fases de reapertura. Tenga en cuenta que estos lineamientos de reapertura, frecuentemente son determinados políticamente y pueden ser independientes del riesgo real de enfermedad en la comunidad.
  • Revise las pautas locales y estatales para organizaciones religiosas.
  • Revise los planos de sus instalaciones, incluyendo el tamaño del edificio, todos los puntos de entrada y los sistemas de manejo de aire, para entender cómo implementar el distanciamiento social y maximizar el flujo de aire.
  • Evalúe el estado de salud de su personal y congregantes, que participan voluntariamente, o con base en datos demográficos básicos, como la distribución de edad.
  • Proporcione protección contra el COVID-19, para el personal y congregantes con alto riesgo de enfermedad grave. Ofrezca opciones para el personal en alto riesgo de enfermedad grave (incluyendo a adultos mayores y a personas de todas las edades, que tengan condiciones médicas latentes) que limiten su exposición al riesgo. Ofrezca opciones para los congregantes de alto riesgo a enfermedad grave, que limiten su exposición al riesgo (por ejemplo: participación remota en los servicios religiosos).
  • Anime a cualquier organización que comparta o use las instalaciones, para que también permita estas consideraciones, según corresponda.

NORMAS LOGÍSTICAS
  • Animamos a que los servicios presenciales comiencen no antes de que haya transmisiones comunitarias moderadas y controladas de menos de 26 casos/por millón de habitantes/por día, en su comunidad. Para Omaha, el condado de Douglas (con una población de 570,000) representaría menos de 14 casos al día. El número de casos puede ser verificado en el rastreador de COVID de Omaha. El tamaño de la reunión puede ser ajustado, basado en los lineamientos locales/estatales y en la transmisión comunitaria actual. Tome nota que las limitaciones al tamaño de las reuniones también serán afectadas por el espacio físico, para permitir el distanciamiento social.
  • Alentamos a que las poblaciones vulnerables se abstengan de asistir a los servicios presenciales, hasta que haya transmisión comunitaria de bajo nivel, de menos de 5 casos/por millón de habitantes/por día, con medidas adecuadas de examen o prueba, y suficiente capacidad de cuidado médico comunitario y de salud pública, para tratar un incremento de casos.  Esto sería menos de 3 casos de COVID-19 por día, en el condado de Douglas.
  • Recomendamos no cantar o utilizar instrumentos de viento sin las precauciones adicionales, hasta que haya bajo nivel de transmisión comunitaria (menos de 5 casos/por día en el condado de Douglas por día).

CONSIDERACIONES PRÁCTICAS

Evalúe lo siguiente como índices claves que las comunidades deben alcanzar, para sentirse cómodas en el manejo de esta nueva situación que, probablemente, será nuestra nueva normalidad durante algunos meses:

  • ¿Cuántos voluntarios tienen bajo cierta edad
  • ¿Cuántos acomodadores o personal de seguridad?
  • ¿Qué implementos se necesitarán y cuántas personas en cuadrillas de limpieza?
  • ¿Qué tipo de cambios en los horarios de los servicios religiosos serán necesarios o si se dividirá la congregación a lo largo de la semana?

ACCIONES DE SEGURIDAD

Promueva prácticas saludables para limitar la transmisión de la enfermedad.

  • Desaliente enérgicamente a las personas enfermas, para que no asistan. Anime al personal o los congregantes que están enfermos o que han tenido contacto cercano con una persona con COVID-19, para que se queden en casa. Comparta las normas que recomiendan los CDC’s (Centros para Control de Enfermedad) para quedarse en casa, con el personal y los congregantes, y así sepan cómo cuidarse a sí mismos y a los demás. Considere poner rótulos en las entradas, con esta información.
  • Fomente el uso de cubiertas faciales de tela, entre el personal y los congregantes. Nota:  Las cubiertas faciales de tela no deberá ser usadas por niños menores de 2 años de edad; cualquier persona que tenga problemas respiratorios o que esté inconsciente; y por cualquiera que este discapacitado o que no puede quitarse la cubierta facial de tela, sin ayuda. Las cubiertas faciales de tela son para proteger a otras personas, en caso que el portador, sin saberlo, esté infectado, pero no presenta síntomas. Idealmente, las cubiertas faciales son multicapas.
  • Promueva el distanciamiento social.
  • Anime al personal y a los congregantes a que mantengan buena higiene en sus manos, lavándose las manos con jabón y agua, por lo menos, durante 20 segundos.
  • Tenga los implementos adecuados para apoyar las conductas de buena salud, incluyendo mascarillas; jabón; alcohol en gel con al menos 60 por ciento de alcohol (para aquellos que pueden utilizar de manera segura, sanitizantes de manos); pañuelos desechables y basureros que no necesiten ser tocados.
  • Anime al personal y a los congregantes que, al toser y estornudar, se cubran con un papel desechable o que utilicen la parte interior de su codo. Los pañuelos desechables deberán ser tirados a la basura, y deberán lavar sus manos.
  • Cuando no haya disponible jabón y agua, puede usarse alcohol en gel de, al menos 60% de alcohol.
  • Considere pegar rótulos con respecto a cómo detener la propagación del COVID-19 y cómo promover diariamente, las medidas preventivas, tales como usar las cubiertas faciales, lavarse las manos y cubrir los estornudos y la tos.

PROMUEVA EL USO DE LA MASCARILLA FACIAL
  • Promueva el uso de las cubiertas faciales entre su personal y sus congregantes. Nota: Las cubiertas faciales no deberán ser colocadas en niños menores de 2 años de edad; cualquiera que tenga problemas para respirar o que esté inconsciente; o cualquiera que esté incapacitado o que no pueda removerse la cubierta facial de tela, sin ayuda. Las cubiertas faciales de tela son para proteger a otras personas en el caso de que el portador, sin saberlo, esté infectado, pero no presente síntomas. Idealmente, son multicapas.

PROMUEVA EL DISTANCIAMIENTO SOCIAL
  • Tome los pasos para limitar el tamaño de las reuniones, de acuerdo con los lineamientos y directrices del estado y las autoridades locales, y sométase a las protecciones de la Primera Enmienda y cualquier otra ley federal que aplique.
  • Promueva el distanciamiento social en los servicios religiosos y otras reuniones, asegurándose de que el clero, el personal, el coro, los voluntarios y los asistentes a los servicios sigan el distanciamiento social, en la medida en que las circunstancias y las tradiciones de fe lo permitan, para disminuir el riesgo.
  • Los asientos en las casas de adoración deberán ser arreglados de tal forma que mantengan el distanciamiento social apropiado entre los asistentes. Se entiende que un “asistente” incluye a miembros de una casa que viven juntos y que, por lo tanto, pueden sentarse juntos en la casa de adoración, pero deberán mantener al menos seis pies de distancia de otros “asistentes”.
  • Por la seguridad de los que asistan a servicios religiosos, es esencial que su llegada y salida sean manejadas de tal forma que prevengan la interacción entre los asistentes. Deben tomarse las medidas adecuadas para despedir y acelerar la partida de los presentes al finalizar el servicio, a fin de evitar la interacción entre los asistentes, a distancias menores a seis pies.
  • Se alienta a las comunidades religiosas para que agreguen servicios religiosos adicionales, para permitir un distanciamiento social adecuado. Cuando sea apropiado, el uso de salas adicionales y escuchar el servicio religioso dentro del automóvil pueden ser efectivos para mantener el distanciamiento social apropiado.
  • Considere celebrar los servicios religiosos y las reuniones, en un área grande, bien ventilada o al aire libre, siempre y cuando las circunstancias y las tradiciones religiosas lo permitan.
  • Considere las medidas apropiadas de mitigación, incluyendo tomar las medidas para limitar el tamaño de la reunión, manteniendo el distanciamiento social, en otras reuniones como funerales, bodas, clases de educación religiosa, eventos juveniles, grupos de apoyo y cualquier otro programa que sea consistente con la tradición religiosa.
  • Proporcione guías físicas, tales como cintas adhesivas en pisos o pasillos, y letreros en las paredes, para garantizar que el personal y los niños permanezcan a 6 pies de separación, cuando estén en fila, y otros momentos (por ejemplo: guías para crear “rutas de una sola vía”, en los pasillos).
  • Considere establecer un sistema de reservación (por ejemplo: reservar una mesa) para servicios religiosos presenciales, para asegurar el distanciamiento social y mantener la lista de congregantes y personal por 2 semanas, para facilitar cualquier localización subsecuente que sea requerido.


INTENSIFIQUE LIMPIEZA, DESINFECCIÓN Y VENTILACIÓN
  • Limpie y desinfecte las superficies que se tocan con frecuencia, por lo menos diariamente, y los objetos de uso compartido. Las normas estandarizadas para Limpieza y Desinfección, incluyendo desinfectantes registrados en EPA (por sus siglas en inglés) pueden ser encontrados aquí.
  • Desarrolle un programa rutinario de limpieza y desinfección.
  • Evite el uso de artículos que no se pueden limpiar, sanitizar o desinfectar fácilmente.
  • Asegure la aplicación correcta y segura de desinfectantes, y manténgalos fuera del alcance de los niños.
  • Los productos de limpieza no deben usarse cerca de los niños y el personal debe asegurarse de que haya ventilación adecuada al usar estos productos, para evitar que los niños o ellos mismos inhalen gases tóxicos.
  • Asegúrese que los sistemas de ventilación funcionen correctamente, y aumente la circulación del aire exterior tanto como sea posible, abriendo ventanas, puertas, usando ventiladores, Etc. No abra ventanas y puertas si representan un riesgo para la seguridad de los niños que usan las instalaciones.
  • Se recomienda encarecidamente el uso de personal o de voluntarios para mantener las puertas abiertas de las casas de adoración, para que los asistentes no toquen los asideros de las puertas comunes.
  • Si su comunidad religiosa ofrece servicios múltiples, considere programar los servicios suficientemente separados, para permitir que haya tiempo para limpiar y desinfectar superficies de alto contacto, además de las áreas comunes y los baños. Tome las medidas para garantizar que todos los sistemas y fuentes de agua (por ejemplo: fuentes de agua potable, fuentes decorativas) sean seguras de usar después del cierre prolongado de las instalaciones, para minimizar el riesgo de la enfermedad del Legionario y otras enfermedades asociadas con el agua.

Tome las medidas para minimizar el intercambio comunitario de materiales de adoración y otros artículos.

  • Consecuentes con la tradición religiosa de la comunidad, limitando temporalmente el intercambio de objetos que se tocan frecuentemente, como las ayudas de adoración, alfombras de oración, libros de oración, himnarios, textos religiosos y otros boletines; libros u otros artículos compartidos entre los congregantes y, si es posible, promueva que la congregación traiga sus propios artículos, o fotocopie o proyecte las oraciones, canciones y textos, utilizando medios electrónicos.
  • Modifique los métodos usados para recibir contribuciones financieras. Considere un buzón fijo para recolección de fondos o métodos electrónicos de recolección, en lugar de bandejas o cestas compartidas, de recolección.
  • Si se ofrece comida en algún evento, considere las opciones de servir alimentos pre-empacados, y, si es posible, evite las comidas tipo buffet o familiares.

Se recomienda encarecidamente a los servicios religiosos que incluyen la distribución de la comunión, que se adhieran a precauciones adicionales que incluyen:

  • Se anima a las tradiciones religiosas que permitan el uso de elementos de comunión pre-empacados.
  • No se permite el uso de una sola copa de comunión, compartida entre los asistentes.
  • Un buen juicio médico requeriría que, cualquier persona involucrada en la distribución de la comunión, primero se lave y desinfecte bien las manos.
  • La prudente implementación del distanciamiento social sugiere, en gran medida, que las personas que reciben la comunión, de parte de un líder religioso, lo hagan en una sola fila (no hombro a hombro), con seis pies de distancia entre las personas. Atender una fila a la vez, para la comunión, evitará que se formen largas filas, que podrían comprometer el distanciamiento social.

SERVICIO DE GUARDERÍA/CUIDADO INFANTIL
  • Si se proporcionará servicio de guardería durante los servicios y eventos, consulte la información del CDC (por sus siglas en inglés) sobre cómo prevenir la propagación de COVID-19 en el lugar de cuidado infantil y adapte lo que sea necesario para su entorno.
  • Si tendrá campamentos de verano, consulte la información del CDC (por sus siglas en inglés) con respecto a los campamentos de jóvenes y de verano y adapte lo que sea necesario.

SOBRE EL PERSONAL Y SU ENTRENAMIENTO
  • Capacite a todo el clero y al personal en las medidas de seguridad antes mencionadas. Considere realizar las capacitaciones virtualmente, o si es de manera presencial, asegúrese de mantener el distanciamiento social.

SEGUIMIENTO Y PREPARACIÓN
  • Planifique para actuar cuando un miembro del personal o alguien de la congregación se enferme.
  • Identifique un área para apartar a cualquier persona que presente síntomas de COVID-19 durante las horas de operación y asegúrese que los niños no queden sin supervisión de un adulto.
  • Establezca procedimientos para transportar, de manera segura, a su hogar o a un centro de salud, a cualquier persona que se enferme en las instalaciones.
  • Notifique a los funcionarios de salud local si una persona diagnosticada con COVID-19 ha estado en las instalaciones y comunique a su personal y a los congregantes, sobre la posible exposición, mientras mantiene la confidencialidad, como lo exige la Ley para Estadounidenses con Discapacidades (ADA por sus siglas en inglés) u otras leyes aplicables, y de acuerdo con sus prácticas religiosas.
  • Aconseje a las personas expuestas a alguien que ha sido diagnosticado con COVID-19, que se queden en casa y se observen a sí mismas en búsqueda de síntomas, y que sigan las instrucciones del CDC (por sus siglas en inglés) si se presentan síntomas.
  • Cierre las áreas utilizadas por la persona enferma y no use el área hasta después de la limpieza y desinfección. Asegure la aplicación segura y correcta de los desinfectantes y mantenga los productos desinfectantes fuera del alcance de los niños.
  • Aconseje al personal y a los congregantes con síntomas de COVID-19 o que dieron positivo en su examen de COVID-19, que no regresen a las instalaciones hasta que hayan cumplido las medidas dadas por el CDC (por sus siglas en inglés) para descontinuar el aislamiento doméstico.

MANTENGA OPERACIONES SALUDABLES
  • Implemente licencias flexibles por enfermedad y políticas y prácticas flexibles para el personal (por ejemplo: permitir el trabajo desde el hogar, si es posible), y proporcione ajustes razonables solicitados a personas con discapacidades, en virtud de la Ley de Estadounidenses con discapacidades (ADA por sus siglas en inglés) u otras leyes aplicables y de conformidad con prácticas religiosas.
  • Observe el ausentismo y haga una lista de personal de respaldo capacitado.
  • Ya que los voluntarios a menudo realizan tareas importantes (por ejemplo: anfitriones, acomodadores, cuidado de niños), considere, de manera similar, el monitoreo, la planificación y la capacitación para ellos. Considere que voluntarios y asistentes pueden necesitar crecer, para implementar protocolos de limpieza y seguridad y para acomodar servicios adicionales con asistencia reducida.
  • Comuníquese claramente con el personal y los congregantes sobre las medidas que se están tomando para proteger su salud.

ROTULOS Y MENSAJES
  • Coloque letreros en idiomas apropiados para la comunidad, en lugares altamente visibles (por ejemplo: entradas, baños, salas de reunión / salas comunitarias / gimnasios) que promuevan medidas de protección cotidianas y describan cómo detener la propagación de gérmenes (tales como lavarse las manos y usar adecuadamente, una cubierta de tela para el rostro).
  • Incluya mensajes (por ejemplo, videos) sobre conductas que impiden la propagación de COVID-19, al comunicarse con el personal y los congregantes (tales como correos electrónicos y en sitios web y cuentas de redes sociales de la comunidad).
  • Encuentre impresos y recursos digitales de CDC, gratuitos, en la página principal.

Spread the Word

Share on facebook
Share
Share on twitter
Tweet